• Español
  • English

El Azulejo en Portugal

El azulejo en PortugalLa Fundación Mercedes Calles y Carlos Ballestero, continuando con su papel primordial como difusora de la cultura en Cáceres y Extremadura, mira en esta ocasión hacia Portugal para albergar una muestra artística de primer nivel. Este proyecto se halla englobado en el contexto general de la décima edición de Ágora, el debate peninsular, organizado por el Gabinete de Iniciativas Transfronterizas de la Junta de Extremadura, y que en esta ocasión tiene como sede la capital cacereña.

La exposición ofrece la oportunidad de acercarnos a la que quizás pueda ser considerada como una de las más importantes señas de identidad del país vecino, el arte del azulejo. Esta muestra está compuesta por algunos de los ejemplos más relevantes que se conservan en el Musen Nacional do Azulejo de Lisboa, y que permitirán una aproximación a este trabajo artesanal, que por méritos propios ha alcanzado una categoría artística de primer orden. Concebido en sus inicios como un complemento decorativo sujeto a la arquitectura, ha ido adquiriendo con el paso del tiempo una entidad propia.

En esta exhibición tendremos la oportunidad de contemplar ejemplares desde el siglo XVI al XX, comprobando su evolución estética a lo largo del tiempo. En los primeros momentos, el azulejo iba estrechamente ligado a la práctica arquitectónica, para la decoración de las diversas superficies, tanto interiores como exteriores. En cada lugar y en cada país fue evolucionando según diferentes parámetros, de acuerdo a las necesidades y los gustos. En el caso portugués, desde los primeros ejemplos compuestos por formas geométricas, y de gran simplicidad, se fue pasando hacia unas composiciones más complejas, que cubrían los muros de edificios religiosos y civiles. Iglesias y palacios, conventos y viviendas de las clases más acomodadas, aparecían decoradas con escenas de temáticas diversas, bebiendo sus creadores en la mayoría de los casos del amplio abanico iconográfico que ofrecían los artistas europeos a través de sus grabados, de gran difusión sobre todo a partir del periodo barroco. Poco a poco su uso se fue generalizando, apareciendo como un elemento esencial en gran parte de la arquitectura lusa, convirtiéndose en marca fundamental de su cultura.

Con la colaboración en esta muestra, queremos difundir y apoyar el mundo de la cultura en la ciudad y en la región, así como acoger nuevas experiencias que favorezcan la candidatura de Cáceres como Capital Europea de la Cultura en 2016 en conexión con nuestros vecinos portugueses.